Una mujer llega donde el pastor de su iglesia, y comienza a contarle de sus terribles dolores de cabeza, por casi una ho…

…Una mujer llega donde el pastor de su iglesia, y comienza a contarle de sus terribles dolores de cabeza, por casi una hora, grita, llora, gime y describe, con lujo de detalles, el dolor que está sintiendo en ese instante y lo terrible que es su vida sufriendo tanto.
Súbitamente, exclama, embargada de emoción y transida de fe:
¡Alabado sea el Señor! ¡Pastor! ¡Milagro!, su sola compañía me ha curado, se fue de repente el dolor.
No, señora, no se fue, el que lo tiene ahora soy yo.

Share Button
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…