Macumba

Van dos tipos por áfrica en una expedición y en esto que le atacan unos indígenas, los capturan y los llevan al poblado.

Estando todos atados a unos postes sale el jefe y le pregunta al primero:

Elige: macumba o muerte.

Y el tipo dice: macumba.

En esto que sale un negro con una verga de dos metros, lo agarra por detrás y lo destroza.

Entonces el jefe le pregunta al siguiente: “¿macumba o muerte?.

El hombre dice: ¡¡¡¡¡¡MUERTE, MUERTE!!!!!!.

JEFE: PUES MACUMBA HASTA LA MUERTE.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Loading...






La profesora estaba siempre gritando a Venancio

La profesora estaba siempre gritando a Venancio: ¡Me vas a volver loca, Venancio!
¡Contigo ya no puedo mas! Venancio eres un inútil.

Un día, la madre de Venancio fue a la escuela para verificar cómo le estaba yendo a su hijo.
La profesora le dijo que su hijo era un desastre, tenía las peores notas del colegio y que ella, en 25 años de enseñanza, nunca vio un niño así, tan estúpido.

La madre quedó tan asustada con esta sincera conversación que decidió retirar a su hijo Venancio de la escuela y se mudaron a Alemania para que Venancio estudie en un centro especializado.

Despues de 25 años, a esta misma profesora le fue diagnosticada una grave enfermedad del corazón. Todos los médicos consultados coincidieron que ella necesitaba una cirugía muy delicada y muy costosa que solo un famoso médico español que vive en Alemania podía hacer.

La profesora, ya sin esperanzas, decidió vender todo lo que tenía y con los ahorros de toda su vida, emprendió el viaje a Berlin para intentar la costosa cirugía que, finalmente fue realizada por el genial médico, quien declaró que la cirugía fue un éxito absoluto.

Cuando ella abrió los ojos, sintió que toda la fuerza volvía a su cuerpo y vio parado a su lado a un bello y joven médico que le sonreía.

Ella quiso decir unas palabras de agradecimiento, pero no pudo hablar… Su rostro se puso azul, intentó levantar la mano y hasta quiso gritar pero no pudo hacerlo… y rápidamente… se murió ante el médico que intentaba entender qué es lo que había pasado.

Entonces, el médico mira a su lado y ve a Venancio, el torpe que trabajaba en mantenimiento del hospital, que desenchufó el respirador artificial para enchufar el taladro.
__________

¿QUÉ PENSASTE? ¿QUE VENANCIO SE HABÍA CONVERTIDO EN UN GRAN CIRUJANO CARDIOVASCULAR? Me parece que has visto demasiadas peliculas…

¡EL QUE ES TORPE, ES TORPE TODA LA PUTA VIDA!

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 5,00 sobre 5)
Loading...






Los huevos

Esto era un hombre que iba conduciendo un camión con huevos. De repente tiene un accidente… Al instante, todos los huevos estaban rotos en el pavimento. El hombre se baja del camión y comienza a llorar diciendo:

— ¡ Yo me voy a ahorcar ! ¡ Yo me voy a ahorcar !–

Una viejita que lo estaba observando le pregunta:

— ¿ Por los huevos…?–

Y el hombre le contesta:

— ¡¡Nooo, por el cuello!!!!!!

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 5,00 sobre 5)
Loading...






El chiste del hombre dormido

En un restaurante un hombre espera que quede alguna mesa libre. Ve una en la que un hombre cabecea dormitando.
– Disculpe camarero, ¿por qué no despierta a ese hombre y le dice que hay gente esperando para comer?
– Ya se lo he dicho tres veces y vuelve a quedarse dormido.
– ¿Y por qué no le echa?
– Pues… Porque cada vez que le despierto pide la cuenta y la paga.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, puntos: 3,50 sobre 5)
Loading...






Las tres cervezas

Entra un hombre en un bar y el camarero educadamente le pregunta:
– ¿Qué le sirvo?
A lo que el hombre le contesta:
– Me sirve… tres cervezas.
– ¿tres cervezas? -le pregunta el camarero sorprendido-.
– Si, una para mí, otra para ti, y otra para tu puta madre.-le contesta el hombre-.
El camarero sorprendido y a la vez enojado se aguanta las ganas de darle un buen puñetazo, por respeto y por temor a ser despedido, ya que piensa: -puede que sea la última vez que venga por allí, y no merece la pena ponerse a malas- por lo que le sirve las tres cervezas.
Al día siguiente el camarero al poco de abrir el bar, ve sorprendido que acaba de entrar el mismo hombre del día anterior.
El hombre se acerca hasta él y le dice:
– Quiero que me sirvas 3 cervezas.
El camarero con precaución por lo sucedido el día anterior le vuelve a preguntar:
– ¿Tres cervezas?, vamos a ver ¿hoy para quién son?
El hombre le responde:
– Una para mí, otra para ti, y otra para tu puta madre.
El camarero no se puede aguantar las ganas, sale de la barra y le da una buena paliza. Al final el hombre se va magullado y casi sin poder andar. El dueño del bar que ha visto lo sucedido no despide al camarero, ya que cree que el comportamiento de su empleado ha sido justificado.
Al día siguiente el camero está colocando las jarras de cerveza, cuando todo incrédulo ve aparecer por la puerta al mismo hombre con un ojo morado, la pierna derecha vendada y el brazo izquierdo en cabestrillo. El hombre se acerca a él y le dice:
– Quiero 2 cervezas.
El camarero bastante mosqueado le pregunta:
– ¿Dos cervezas, para quién?,
– Una para mí, y otra para tu puta madre. Para ti nada, que te sienta mal el alcohol y te pones muy nervioso.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, puntos: 4,00 sobre 5)
Loading...






Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies