…Se le murió a uno la mujer, la estaba velando en el salón y tenía la caja abierta encima del comedor, y el tipo decía:
¡Ay Teresa! ¿Por qué te has ido? ¡Ay Teresa, no me dejes solo Teresa; Teresa, llévame contigo donde vayas, Teresa; Teresa me quiero ir contigo amor mío!
En esto llegaron los de la funeraria, se pusieron a tapar la caja, y sin darse cuenta de lo que hacían, le clavaron al marido la chaqueta a la caja. Cuando llegó el momento del entierro, se echaron la caja al hombro y claro, el marido iba atado detrás y decía:
¡Teresa, Teresa, que era una broma, Teresa, Teresa…!

Share Button
Categorías: Chistes de Matrimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies