…Erase una vez un hombre jugando al golf que al acomodar la primera pelota oye que ésta le habla:
¡No me pegues! ¡No me pegues!
El hombre mira con asombro a la pelota y piensa que alguien le está jugando una broma y no le da mayor importancia. Cuando se acomoda para volver a pegarle siente que la pelota vuelve a hablarle:
¡No me pegues! ¡No me pegues!
El hombre asombrado levanta la pelota y ésta le dice que es un genio encantado y que si lo libera, frotando la pelota le concederá tres deseos.
De la pelota sale un elegante genio y le dice:
Te concederé tres deseos con la única condición de que cada deseo que tú me pidas te lo daré, pero le concederé lo mismo a tu esposa multiplicado por 5.
El hombre entusiasmado le dice que no tiene problemas y que su primer deseo era 1.000.000 de dólares.
Entonces, el genio le concede su millón y a su esposa 5 millones.
El segundo deseo es el último Mercedes coleccionable de un color que nadie tuviera. Entonces, el genio le da su auto y 5 para su esposa.
Bueno le dice el genio:
Te falta tu último deseo, piensa bien lo que pedirás.
Está bien le contesta el hombre muy emocionado dice:
Quiero un ataque al corazón así de chiquitito.

Share Button
Categorías: Chistes de Genios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies