En el casino

rubiaDos empleados del casino estaban aburridos esperando en una de las mesas. Una rubia despampanante se acercó y apostó 20.000 euros a una sola tirada. Dijo:

– Espero que no les importe chicos, pero me da más suerte jugar totalmente desnuda.

Se quitó lentamente toda la ropa y dijo: Vamos daditos, mamá necesita nueva ropita. Y tiró los dados… Entonces grito:

– ¡¡Sí, sí he ganado, he ganado!!!

Empezó a dar saltos y a abrazar a los dos empleados, tal era su euforia. Cuando terminó de festejar recogió todo su dinero y su ropa y se fue, los dos empleados se miraron todavía atontados y uno le dijo al otro:

– ¿Qué ha sacado?

– Qué se yo, pensé que tú estabas mirando.

Moraleja: No todas las rubias son tontas, en cambio, todos los hombres son hombres.

Share Button
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, puntos: 2,00 sobre 5)
Cargando…