No tener enemigos

Chistes de Ancianos

Casi al final de la misa el sacerdote preguntó:
– ¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos?
El 80% levantó la mano.
El sacerdote volvió a repetir su pregunta. Todos respondieron esta vez, excepto una pequeña viejita.

– Señora Neely ¿No está dispuesta a perdonar a sus enemigos?
– Yo no tengo enemigos -respondió dulcemente.
– Sra. Neely, eso es muy raro ¿Cuántos años tiene?
– 98 -respondió.
La congregación se levantó y la aplaudió.
– Oh… señora Neely ¿Puede pasar al frente y decirnos como se puede vivir 98 años sin tener enemigos?
La dulce viejita pasa al frente, se dirige a la congregación y dice:
– Porque ya todos esos hijos de puta se murieron.

VOTA POR ESTE CHISTE
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…
No hay comentarios

Deja un comentario

Chistes de Ancianos
Persiguiendo muchachas

Va un viejito al médico y le dice: -Doctor, estoy preocupado porque tengo 100 años y todavía ando persiguiendo muchachas. -Pues eso sí que es un caso insólito, pero dígame en qué quiere que le ayude, qué es lo que le preocupa de eso. -Pues que las ando persiguiendo pero …

Chistes de Ancianos
La maravillosa vida de un jubilado

El día que me Jubilé, me sentí el hombre más feliz del mundo, por fin podría vivir sin madrugar. Pero mi mujer pensaba otra cosa y ya el primer día, subió la persiana a las 8. – Arriba que tengo que hacer la cama. !!Coño!!, las 8 y ya tenía …

Chistes de Ancianos
Esos novios

Pues resulta que Pede, de 92 años, y Consuelo, de 87 deciden al fin casarse. se van a dar un paseo en eso pasan por una farmacia muy grande.. Entran y Pepe le pregunta al farmacéutico: -¿Usted es el propietario de la farmacia? -En efecto-responde el farmacéutico. -Y ¿tienen medicamentos …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies