Ya llego Julio

Un señor llama a una casa y le contesta una viejecita -Hola, ¿ya llegó julio? Y la señora: -No, disculpe… aquí todavía estamos en Mayo

Que alegría de verte

Dos conocidos se encuentran por la calle y uno le di- ce al otro: -Hombre, Roberto, qué alegría verte, como has cambiado… Antes eras bajito...