No tener enemigos

Casi al final de la misa el sacerdote preguntó: – ¿Cuántos de ustedes han perdonado a sus enemigos? El 80% levantó la mano. El sacerdote...