Ya tengo 40 años

Chistes de Hombres

Ya tengo 40 años.
Cuando cumplí 14 años esperaba algún día tener una novia, para mi era muy importante…

A los 16 tuve una novia, pero no había pasión. Entonces decidí que necesitaba una mujer apasionada, con ganas de vivir.

En la facultad salí con una mujer apasionada, pero era demasiado emocional. Todo era terrible, era la reina de los dramas, lloraba todo el tiempo y amenazaba con suicidarse. Entonces decidí que necesitaba una mujer estable.

Cuando tuve 25 años encontré una mujer muy estable, pero aburrida. Era totalmente predecible y nunca la excitaba nada. La vida se hizo tan plomiza que decidí que necesitaba una mujer más emocionante.

A los 28 encontre una mujer excitante, pero no pude seguir su ritmo. Iba de un lado a otro sin detenerse en nada. Hacía cosas impetuosas y coqueteaba con cualquiera que se le cruzara. Me hizo tan miserable como feliz. De entrada fue divertido y energizante, pero sin futuro. Entonces decidi buscar una mujer con alguna ambición.

Cuando llegue a los 31, encontre una chica inteligente, ambiciosa y con los pies sobre la tierra. Decidi casarme. Era tan ambiciosa que me pidió el divorcio y se quedó con todo lo que yo tenia…

Ahora, a los 40, me gustan las mujeres con tetas grandes. Y punto

Share Button
Chistes de Hombres
El chiste del avión y la mujer muy atractiva

Un hombre de negocios hace trasbordo en otro avión y tiene la suerte de sentarse al lado de una mujer extremadamente atractiva. Se saludan y el se da cuenta de que ella esta leyendo un libro sobre estadísticas sexuales. Le pregunta sobre ello y ella le responde:

Chistes de Hombres
El chiste de la fiesta

Llega un hombre a una comida de etiqueta con protocolo y todo eso. En medio de la comida le asalta un dolor de estomago terrible, al ver que no puede más decide tirarse un pedo, y para disimular según se lo tira, tose, pero le sale un gargajo y le …

Chistes de Hombres
Tres hombres están desnudos en la sauna

Pues esto es que había tres hombres están desnudos en la sauna. De repente algo empieza a pitar. El primer hombre, un ingeniero de la Politécnica de Cataluña, aprieta su antebrazo y el pitido para. Los otros lo miran inquisitivamente. – “Es mi busca”, dice. “Tengo un microchip bajo la …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies