…Viene un vagabundo caminando, cabizbajo y triste cuando de pronto, en el suelo, ve una lata de sardinas. Sin interrumpir su paso, le da un puntapié a la lata y sin esperarlo; sale un genio de adentro del envase y le dice:
¡Oh!, vagabundo, por haberme salvado te concederé un deseo, pide.
El vagabundo, repleto de alegría le dice:
¡Genio!, yo quiero una casa bien grande, bien grande, con columnas de mármol y fuentes de…
En eso el genio lo interrumpe:
¡Tonto!, acaso ¿No me ves a mí viviendo en esta lata de sardinas?

Share Button
Categorías: Chistes de Genios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies