Esto era un viejecito que quería hacer el amor, y se va a buscar a una PROSTITUTA para complacerse.
En el momento importante al viejo NO se le LEVANTABA, así que en toda su desesperación le dice a la prostituta que lo espere un momento y se va al baño del motel.
En la oscuridad busca en el botiquín algo que le pueda solucionar el problema y encuentra una pequeña POMADA.
Se la aplica en la cuestión y siente que le devuelve el VIGOR JUVENIL.
El viejo vuelve a la cama y le hace el amor a la prostituta,
quien a su vez queda sorprendida con el vigor del viejo.
Una vez terminado todo, al viejo le entra curiosidad de saber
que era lo que se había echado. Se levanta, va al baño,
enciende la luz y busca la pomadita mágica que decía:
– POMADA PARA CALLOS: ¡ENDURECE, SECA, se PUDRE y se CAE!

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies