… Una noche, un señor elegantemente vestido, detiene un taxi y pide al chofer lo lleve a su residencia. En la mitad del camino ve a una señora muy bien arreglada entrando a un Night Club de putas.. La mujer le pareció familiar, por lo que pide al taxista que diera la vuelta y se parase en el aparcamiento del local. Una vez allí, sacó un fajo de billetes y le dijo al taxista: Aquí tienes mil dólares! Te los ganas si sacas a la mujer vestida de rojo que acaba de entrar a ese sitio, pero eso sí: A patada limpia!!…. Sin contemplación!, esa desgraciada es mi esposa. El taxista, que jamás había visto tanto dinero junto, acepta y se mete al Night Club. A los diez minutos el taxista sale con una mujer arrastrándola por los cabellos, toda golpeada y diciéndole cuanto improperio puedan imaginarse. El señor echa una ojeada y se da cuenta que la señora está vestida de verde, y sale corriendo a detener al taxista por el error cometido. – Pare señor, pare!! ! Esa no es!….. Esa no es! El taxista jadeando le responde: – Tranquilo amigo, que esta es la mía. Ahora voy por la suya!

Share Button
Categorías: Sin clasificar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies