…Un tipo que era el presidente de un club denominado “Esposos que no temen a sus esposas”. Y por cierto, había convocado a una junta directiva. Cuando todos los miembros del directorio estuvieron presentes y de pie alrededor de una mesa para juntas, el presidente exclamó:
¡Oh! Ilustres y distinguidos esposos que no temen a sus esposas, tomen asiento, todos se sentaron excepto el presidente. Los demás directores vieron esto con mucho asombro; se preguntaban entre sí, cuchicheaban, mostraban su extrañeza al ver que el presidente del club “Esposos que no temen a sus esposas”, no se había sentado, sino que permanecía de pie,
uno de los miembros de la junta se atrevió a preguntar:
Dígame señor presidente, ¿Es que acaso usted teme a su esposa?
A lo que el presidente respondió:
No, no le temo pero, ayer me dio una tremenda paliza que no me puedo sentar…

Share Button
Categorías: Chistes de Matrimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies