Un hacendado se va por negocios a la ciudad por dos semanas…

Un hacendado se va por negocios a la ciudad por dos semanas, y deja todo al cuidado de su capataz.
– Ya sabes, cuida bien todo, no vaya a pasar algo.
– No se preocupe patrón, que nada va a suceder.
– No sé, es que tú eres bien bruto.
Dos semanas después vuelve el hacendado.
– Y Cholo, ¿Alguna novedad?
– No patroncito, nada ha pasado.
– ¿Estás seguro? Que tú eres medio bruto.
– Bueno, ahora que lo dice, sí pasó algo, se murió su gato.
– ¡Mi gato de angora! ¿Cómo que se murió mi gato?
– Se murió de indigestión.
– ¿Cómo que de indigestión? Si sólo comía atún y caviar.
– Es que comió carne de caballo.
– ¿Qué caballo?
– Su caballo pues patrón, es que se murió y había que aprovechar la carne.
– ¡Bruto! ¿Qué pasó con mi caballo de paseo?
– Se murió del esfuerzo.
– ¿Qué esfuerzo?
– Pues de cargar agua.
– ¡Agua! ¿Para qué?
– Para apagar el incendio.
– ¿Qué incendio?
– El de su casa pues.
– ¿Mi casa de campo? ¡Qué le hiciste a mi casa!
– Nada, se quemó por la vela.
– ¿Qué vela?
– La del velorio de su esposa.
– ¡Mi esposa! ¿Qué le pasó?
– Se murió de la impresión.
– ¿Qué impresión?
– ¡Sí! De la impresión de ver a sus hijos ahogarse.
Y el hacendado le empieza a retar al capataz cuando éste suplicando dice:
– ¡Ya no más! ¡Ya no más patroncito! De haber sabido que se iba a poner así, no le contaba lo del gato.

Share Button
Chistes de Empresarios
Un error lo paso

Esto es en la oficina y entra un trabajador muy enfadado en el despacho del gerente. – Jefe, vengo a quejarme porque me ha puesto 1000 euros de menos en la nomina. – Pues poco te quejaste el mes pasado cuando te puse 1000 de mas. – Es que un …

Chistes de Empresarios
El chiste del 37 y medio

Esto es un hombre que va a buscar empleo y al llegar le dice al jefe de personal que le hacía la entrevista: “Pos verá, vengo por lo del empleo señor.” “De acuerdo, pero antes tengo que hacerle alguna preguntas importantes” Después de responderlas, el jefe lo encontró bien para …

Chistes de Empresarios
Un día un pordiosero se dirigió hacia la ventanilla de un lujoso automóvil y …

Un día un pordiosero se dirigió hacia la ventanilla de un lujoso automóvil que estaba detenido en un semáforo y ocupado por un elegante y próspero caballero y se entabla el siguiente diálogo: – Señor, ¿podría prestarme diez euros para comer? – Pero, ¿no te los irás a beber, verdad? …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies