…Un día nuestra cortadora de césped (eléctrica) se estropeó…
Mi mujer me llenaba la paciencia dándome a entender que yo debería arreglarla…
Por mi parte, siempre acababa teniendo otras cosas mas importantes que hacer tipo: lavar el coche, hacer un informe, en fin…, lo que para mi parecía más importante….
Un día ella pensó un modo de convencerme, muy sutil.
Cuando llegué a casa, me la encontré agachada en el césped, ocupadísima recortándolo con su tijerita de costura…
Eso me llegó al alma…, me emocioné…
Decidí entrar en casa, y volví después de unos minutos, llevándole su cepillo de dientes…
Se lo entregué y se me ocurrió decirle:
– “Cuando termines con el césped, podrías también barrer el patio…”
Después de aquello, no me acuerdo de nada… Estoy en blanco….
Los médicos dicen que volveré a andar, que perdí sólo la mitad de la visión de un ojo y que cojearé el resto de mi vida

Share Button
Categorías: Chistes de Matrimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies