…Un día en los cuneros estaban tres bebés y uno de ellos se miró debajo de la sábana y feliz dijo:
¡Soy niña!
Otro hizo lo mismo, y exclamó:
¡Soy niño!
Finalmente, el tercero se miró y dijo tristemente:
¡Yo no sé que soy!
¿Por qué?, preguntaron los otros.
Y el bebé respondió:
Porque tengo los zapatitos AMARILLOS.

Share Button
Categorías: Chistes de Bebés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies