Un individuo va conduciendo y se salta una señal de “stop” descaradamente, pero es observado por un guardia civil que le da el alto.

– Buenas tardes, caballero. Haga el favor de mostrarme su permiso de conducción.

– ¿Y eso, de qué?

– ¿Cómo que de qué? Usted no se ha parado a la altura de la señal de “stop”.

– ¿Y qué, passsa algo? Reduje la velocidad y, además, no venía nadie.

– La normas de circulación obligan a pararse, no a reducir la velocidad. Su documentación, por favor.

– ¡No me jodas! A ver, ¿cuál es la diferencia, so listo?

– La diferencia es que debía haberse detenido completamente en vez de aminorar la marcha. Los papeles, pero ¡YA!

– ¡Y dale con la brasa! Si usted es capaz de enseñarme la diferencia entre reducir y parar, le mostraré mis papeles.

– Muy bien, le haré una demostración. Haga el favor de apearse del vehículo.

El individuo, intrigado, sale del vehículo al tiempo que el guardia civil saca la porra y comienza a darle una ONDANADA DE HOSTIAS que le dejan doblado. Entonces, el guardia civil le pregunta:

– Ahora, ¿desea usted que me pare? ¿o que reduzca la velocidad?

Share Button
Categorías: Chistes de Policías

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies