Querido diario

Historias

Siempre se ha dicho que las mujeres se comen el tarro más que nosotros, esto es un ejemplo de ello comparando un día en sus diarios.

1.- El diario de Ella.
El sábado por la noche lo encontré raro. Habíamos quedado en encontrarnos en un bar para tomar una copa. Estuve toda la tarde de compras con unas amigas y pensé que era culpa mía porque llegué con un poco de retraso a mi cita, pero él no hizo ningún comentario. La conversación no era muy animada, así que le propuse ir a un lugar más íntimo para poder charlar más tranquilamente.

(continúa)Fuimos a un restaurante y él se seguía portando de forma extraña. Estaba como ausente. Intenté que se animara y empecé a pensar si sería por culpa mía o por cualquier otra cosa. Le pregunté y me dijo que no tenía que ver conmigo. Pero no me quedé muy convencida.
En el camino para casa, en el coche, le dije que lo quería mucho y él se limitó a pasarme el brazo por los hombros, sin contestarme. No sé cómo explicar su actitud, porque no me dijo que él también me quería, no dijo nada y yo estaba cada vez más preocupada.
Llegamos por fin a casa y en ese momento pensé que quería dejarme. Por eso intenté hacerle hablar, pero encendió la tele y se puso a mirarla con aire distante, como haciéndome ver que todo había terminado entre nosotros.
Por fin desistí y le dije que me iba a la cama. Más o menos diez minutos más tarde, él vino también y, para mi sorpresa, correspondió a mis caricias e hicimos el amor. Pero seguía teniendo un aire distraido.
Después quise afrontar la situación, hablar con él cuanto antes, pero se quedó dormido. Empecé a llorar y lloré hasta quedarme adormecida. Ya no sé qué hacer. Estoy casi segura de que sus pensamientos están con otra. Mi vida es un auténtico desastre.

2.- El diario de Él

El Atleti perdió. Al menos eché un polvo

Share Button
No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Historias
Cien pesetas

Pues es verdad… ¡cómo han cambiado las cosas! Este chiste se ha visto: 14

Historias
Para que sirven los cuñados

Un hombre se sintió mal en la calle, cayó al suelo y fue llevado a un Hospital Católico administrado por Monjas, en donde lo operaron del corazón. Cuando despertó, a su lado estaba la Monja Tesorera del hospital, quien le dijo: – Su cirugía fue un éxito, sin embargo hay …

Historias
Gorditos por la gracia de Dios

Teología de la obesidad (Génesis, XVIII, 2. 1, a.) ~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~ Y Dios pobló la tierra con espinacas, coliflores, brócolis, y todo tipo de vegetales, para que el Hombre y la Mujer pudieran alimentarse y llevar una vida sana. Y Satanás creó a McDonald’s. Y McDonald’s creó el Big Mac. Y …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies