Un mendigo se ponía a pedir limosna cada día a la salida de una iglesia con un sombrero.

Un día un señor que asistía a misa lo ve llegar con dos sombreros y entonces se le acerca y le dice:

– ¡Oiga! Quería hacerle una pregunta. ¿Por qué trae hoy los sombreros?
Y éste le contesta:
-Bueno, señor, la verdad es que me ha ido tan bien últimamente, que he decidido abrir una sucursal.

Share Button
Categorías: Chistes Cortos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies