La naranja

En una clase práctica de Derecho Civil (obligaciones y contratos), el profesor le dice a uno de sus mejores alumnos:

– Si vd. tuviera intención de regalarle a alguien una naranja, ¿cómo lo haría?.

– “Toma esta naranja”, respondió el alumno.

– ¡No y no!, dijo el profesor visiblemente contrariado, ¡piense y actúe como un abogado!.

El alumno aventajado recapituló y exclamó:

– ¡Ah bien!, yo le diría: “En este acto, voluntariamente y de forma expresa, te cedo, para tu propio uso y disfrute, sin restricción alguna, todos mis derechos sobre esta naranja en todas sus partes, y en todo cuanto le fuere inherente, incluyendo la piel, la pulpa, el jugo y las pepitas, quedando bien entendido que podrás morderla, cortarla, congelarla o ejercitar cualquier otra acción, con facultad de cederla a un tercero, en todo o en parte, con pepitas o sin pepitas, y para que conste, a los efectos oportunos…”.

Share Button
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 3,00 sobre 5)
Cargando…