Habia una vez un ciego que pedia dinero en la plaza, de repente siente que le roban y grita auxilio, como nadie lo ayuda…

…Había una vez un ciego que pedía dinero en la plaza, de repente siente que le roban y grita auxilio, como nadie lo ayudaba decidió perseguir al ladrón, la gente admirada lo sigue con la mirada y el ciego gritaba:
¡El de la chaqueta amarilla, párenlo, párenlo!

Share Button
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 5,00 sobre 5)
Cargando…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *