…Había una vez un ciego que pedía dinero en la plaza, de repente siente que le roban y grita auxilio, como nadie lo ayudaba decidió perseguir al ladrón, la gente admirada lo sigue con la mirada y el ciego gritaba:
¡El de la chaqueta amarilla, párenlo, párenlo!

Share Button
Categorías: Sin clasificar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies