Estaba la familia de catalanes reunida ante el féretro del padre, recién fallecido.

El hijo menor dice:

– Ahora tendremos que hacer realidad
la última voluntad de papá: ser enterrado con un millón de pesetas en el ataúd.

El hijo mediano añade:

– Sí, bueno… pero en realidad sólo pondremos 750.000 pesetas, porque hay que descontar el 25% de IRPF.

El hijo mayor apostilla:

– También tendremos que deducir el 16% de IVA…

La viuda tercia en la conversación de forma resolutiva.

– ¡Basta ya! Vuestro padre no merece estos regateos. Se
le enterrará con la tarjeta de crédito… y que él gaste cuanto quiera.

Share Button
Categorías: Chistes de Catalanes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies