Era una vez un niño tan, pero tan feo, que cuando picaba cebolla, la cebolla era la que lloraba.

…Era una vez un niño tan, pero tan feo, que cuando picaba cebolla, la cebolla era la que lloraba.

Pero tan, pero tan feo, que cuando chupaba un limón, el limón era el que hacía la cara.

Share Button
1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…