Un madrileño en Barcelona entra en un bar y pide una caña en español.

El camarero se la pone y le dice:

– “Son norantacinc centims”

El madrileño deja sobre la barra noventa céntimos y sigue tomándose la caña tranquilamente.

A lo que el camarero le dice:

– “Escolti falten cinc centims”.

Y el madrileño ni puto caso, como quien oye llover.

A lo que el camarero ya rebotado le suelta:

– “Escolti que em deu cinc cetims; no em faci muntar un nombre… M’está escoltant perfectament”.

Y el madrileño a lo suyo, tomándose la birrita, como si estuviese solo en el local.

Por fin el camarero, rojo de ira, y escupiendo las palabras dice:

– “Oiga desgraciado. Me está oyendo y entendiendo perfectamente, págueme los cinco céntimos que me debe”.

A lo que el madrileño sonriendo y echando mano al bolsillo para pagarle contesta:

– “Ya sabía yo, cabrón, que por cinco céntimos acababas hablando español”.

Share Button
Categorías: Chistes de Catalanes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies