Llega un hombre a una comida de etiqueta con protocolo y todo eso. En medio de la comida le asalta un dolor de estomago terrible, al ver que no puede más decide tirarse un pedo, y para disimular según se lo tira, tose, pero le sale un gargajo y le empieza a picar la garganta. Así que el hombre estornuda, con tan mala suerte que le quedan dos velas colgando de la nariz, de unos cinco centímetros cada una. El hombre nerviosísimo por la situación decide sorberlas, pero le da tanto asco que va y vomita encima del plato. Es justo en ese momento cuando se levanta el anfitrión y le dice:
– ¡Que! ¿Con las orejas no sabes hacer nada?

Share Button
Categorías: Chistes de Hombres

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies