…Dos ratoncitos que salen borrachos de un bar y al llegar a la esquina viene un camión de carga y de repente uno le dice al otro:
¡Ah que yo paro ese camión!
El otro ratoncito asombrado y asustado le dice:
¿Estas loco?
Pero aún así el ratoncito, muy borracho por cierto, se lanza al medio de la calle y coloca sus dos manitas al frente como para aguantar al camión y le grita a su amigo, aún en la acera:
Ya veras que lo voy a detener.
En eso el conductor del camión siente un golpe fuerte debajo del camión y es un neumático que se desinfla, de repente comienzan las maniobras para detener el camión hasta que lo logra y justo al detenerse la rueda delantera queda en las manitas del ratoncito quien le grita a su compañero en la acera:
¡Yo si soy fuerte! ¿Verdad?
En eso el conductor del camión se baja y revisa los cauchos y luego de ubicar el problema se queja de su mala suerte y menciona que tendrá que sacar el gato a lo que el ratoncito, que está deteniendo el camión, le responde:
¡No, no! ¡Si sacas al gato te volteo el camión!

Share Button
Categorías: Chistes de Animales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies