Dos mujeres jugaban al golf en una mañana soleada …

Chistes de Hombres

Dos mujeres jugaban al golf en una mañana soleada.
De pronto vieron con horror como la pelota, que una
de ellas había golpeado, se dirigía directamente hacia
unos hombres que jugaban el hoyo anterior al de ellas.

La pelota golpeó a uno de los hombres, quien de inmediato
juntó ambas manos en su entrepierna y cayó al suelo rodando
y gimiendo lastimosamente.

Las mujeres corrieron hasta donde estaba el hombre lamentándose.
Una de ellas, sintiéndose culpable, dijo:
‘Por favor, déjeme ayudarlo, soy quiropráctica y se como quitar el dolor
si usted me lo permite.’

-Ouch, auuuu, hoooo, estaré bien… el dolor… se… me pasará en…
unos minutos. (contestó el hombre mientras permanecía en posición
fetal, tirado en el césped y con las manos en su entrepierna).

Ella insistió hasta que finalmente él le permitió ayudarlo; ella gentilmente
le separó las manos y lo tumbó boca arriba, le bajo el cierre
puso sus manos dentro de su pantalón y empezó a sobarle los testículos
con delicadeza..

-Se siente mejor ? (preguntó la dama).
-Me siento genial !!! , pero el dedo me sigue doliendo un montón.

Share Button
Chistes de Hombres
El chiste del avión y la mujer muy atractiva

Un hombre de negocios hace trasbordo en otro avión y tiene la suerte de sentarse al lado de una mujer extremadamente atractiva. Se saludan y el se da cuenta de que ella esta leyendo un libro sobre estadísticas sexuales. Le pregunta sobre ello y ella le responde:

Chistes de Hombres
El chiste de la fiesta

Llega un hombre a una comida de etiqueta con protocolo y todo eso. En medio de la comida le asalta un dolor de estomago terrible, al ver que no puede más decide tirarse un pedo, y para disimular según se lo tira, tose, pero le sale un gargajo y le …

Chistes de Hombres
Tres hombres están desnudos en la sauna

Pues esto es que había tres hombres están desnudos en la sauna. De repente algo empieza a pitar. El primer hombre, un ingeniero de la Politécnica de Cataluña, aprieta su antebrazo y el pitido para. Los otros lo miran inquisitivamente. – “Es mi busca”, dice. “Tengo un microchip bajo la …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies