Un hombre va al mercado y pide 10 céntimos en queso.

Un hombre va al mercado y pide 10 céntimos en queso.
Continúa leyendo Un hombre va al mercado y pide 10 céntimos en queso.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 4,00 sobre 5)
Cargando…






Un mendigo se acerca a un anciano en la playa con la mano extendida


Un mendigo se acerca a un anciano en la playa con la mano extendida.
—Por favor —suplica—, llevo 24 horas sin comer.
A lo que contesta el viejete:
—¡Hombre! Pues ya te puedes bañar.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…






Este era un hombre tan tacaño, tan tacaño, que soñó que se tomaba un cafe en un restaurante y se despertó para no pagarl…

…Este era un hombre tan tacaño, tan tacaño, que soñó que se tomaba un café en un restaurante y se despertó para no pagarlo.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…






Un dueño de una parcela tenia de empleado a un hombre para que le ayudara en sus cosas. El problema del dueño de la parc…

…Un dueño de una parcela tenía de empleado a un hombre para que le ayudara en sus cosas. El problema del dueño de la parcela es que era tacaño. Como era tacaño se le ocurrió darle al trabajador las tres comidas del día en la mañana, de una vez. Cuando el trabajador en la mañana tomó su desayuno, llegó el patrón y le dijo que le daría el almuerzo. Cuando terminó de tomárselo, llegó nuevamente el patrón y le dijo que ahora era la cena. Cuando terminó de tomarla, el hombre se paró de la mesa y se fue. Al ver esto el patrón lo llamó y le dijo:
¡Oye! ¿Para dónde vas?
El hombre le respondió:
A mi casa cama, ya que después de comer la cena yo me acuesto.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…






El padre llama a su hijo su hijo Samuel que vive en Nueva York y le dice:

…El padre llama a su hijo su hijo Samuel que vive en Nueva York y le dice:
-Lamento arruinarte el día,pero tengo que informarte que tu madre y yo nos estamos divorciando, cuarenta y cinco años de sufrimiento es suficiente.
-Papi, ¿De qué estas hablando? !Y justo antes de las fiestas de fin de año! grita el hijo.
-No podemos soportar seguir viéndonos, le contesta el padre.
Estamos hartos uno del otro y estoy cansado del tema así que es mejor que tú llames a tu hermana Ana en Chicago para contarle. Y corta el teléfono.
Desesperado, el hijo llama a su hermana, quien explota en el teléfono.
-¿Cómo que se están divorciando? !Yo me voy a hacer cargo del asunto!
Inmediatamente la hija llama al padre y le dice:
Ustedes NO se divorcian!. No hagan nada hasta que yo llegue.
Ahora mismo vuelvo a llamar a mi hermano y vamos los dos con ustedes. Hasta entonces no hagan nada, ¿ESCUCHASTE BIEN?
El padre deja el teléfono, mira a su esposa y le dice:
Muy bien Ruth todo salió perfecto…
Los dos vienen para las fiestas y se pagan los pasajes.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…






Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies