El chiste del borracho que quería fumar en una calle oscura

Pues resulta, que iba un borracho, por la noche, por una calle muy oscura… y llevaba un cigarrillo pero no tenia mechero ni cerilla para poder encenderlo… y en esto que ve una luciernaga que revoloteaba delante del el y se acerca a la luciernaga y dice:

– Oiga, oisgaaa… me da fuego…

Y la luciérnaga, revoloteando sin parar… moviendose..

– Oiga deme candela para este sigarillo,… oisgaaaa… que me de candela para este sigarillo!!

Y la luciérnaga, “pa riba”, “pa bajo”… “pa todos lados sin estarse quieta”

– Me da fuego… joeeeeee !

Y al rato la luciérnaga que se va…

Y se va le borracho con el cigarrillo en la boca…

– Joer con el puto negro !!!!

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 5,00 sobre 5)
Cargando…






La habitanción del negro

Esto es que Llega un negro al único hotel de un pueblo y pide una habitación!!!!
El encargado le dice que solo tiene una cama, en un cuarto compartido, pero que nadie la quiere, porque el otro huésped ronca muy fuerte.
El negro le dice que no hay problema porque esta muy cansado, que puede compartir la habitación.

A la mañana siguiente, Continúa leyendo La habitanción del negro

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (3 votos, puntos: 4,67 sobre 5)
Cargando…






Un negro está meando en un servicio publico cuando …

Un negro está meando en un servicio publico cuando se acerca un blanco y se pone al lado a mear y sin poder evitarlo mira de reojo y le dice: “Perdóneme, yo no soy maricón ni nada de eso, pero siempre me he preguntado por que los hombres de color como usted teneis la polla tan grande.”

El negro le responde: “Muy sencillo, los negros cuando hacemos el amor la metemos hasta el fondo y luego para atrás muy despacito, despacito. Otra vez hasta el fondo y para atrás muy despacito, despacito y así hasta que acabas y eso es lo que hace que los negros tengamos la polla tan grande.”

El blanco era todo felicidad por la informacion recibida y decidió, dando las gracias al negro, irse a casa para empezar sin demora alguna el estiramiento de su pene con la ayuda de su mujer.

Al llegar a casa encontró a su mujer en la cocina haciendo la comida.

“Maráa, deja eso y vamos al lío.”

“Pero Pepe, que es casi la hora de regreso de los niños y no es momento para…”

No le dio tiempo a terminar, allí mismo la tendió Pepe en el suelo y se la metió hasta el fondo y para atrás muy despacito, despacito. Otra vez hasta el fondo y para atrás despacito, despacito.

María entre jadeos le dice:

“¡Pepe, si pareces un negro follando…!”

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 5,00 sobre 5)
Cargando…






Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies