Entra un hombre en un bar con una bolsa voluminosa…

El genio y la boya

 

 

 

 

 

 

Entra un hombre en un bar con una bolsa voluminosa, se acerca a la barra y pide una cerveza, el camarero, intrigado, tras ponerle la cerveza dice:

– Perdone, ¿me puede decir lo que lleva en la bolsa? Si no es indiscreción.
– Faltaría más, hombre.
Y saca de la bolsa una boya.
– ¿Y para qué va usted con eso en una bolsa?
… – Pues verás, iba por la playa dando un paseo y me encontré una botella, la froté y salió un genio…
– ¡Venga ya! Eso no te lo crees ni tú.
– Aquí esta la botella, frótala.
La frota y sale un genio, que se presenta y le ofrece un deseo al camarero, quien, emocionado, dice:
– Quiero….quiero…¡¡¡un millón de pelas!!!
El genio, solemnemente, dice “Concedido”, y el bar aparece lleno de velas encendidas.
– Pero…. ¿para qué coño quiero yo un millón de velas?
– ¿Y para qué coño quiero yo una boya de 25 cms.?..

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, puntos: 3,00 sobre 5)
Cargando…






El Genio


Una pareja estaba jugando al golf en un campo muy distinguido, rodeado de bellísimas mansiones. En el tercer golpe, el marido le dice a la mujer:
-Querida, ten cuidado al pegarle a la pelota, no sea que la mandes a una de esas casas y rompas un vidrio. Va a costar una fortuna repararlo.
No alcanzó a terminar la frase cuando ella da un golpe y la pelota se va directamente contra la ventana de la mejor casa.
El le reprocha:
Te dije que tuvieras cuidado. ¿Y ahora qué vamos a hacer?
Ya más tranquilo el marido le dice:
Vamos a pedir disculpas y ver cuánto nos va a costar el arreglo.
Van hasta la casa, golpean y desde dentro una voz responde:
Pueden entrar, la puerta está sin llave.
Abren la puerta y ven todo el vidrio disperso por el piso, una botella rota cerca de la mesa y a un hombre con aspecto distinguido sentado en un sillón que les dice:
-¿Ustedes son los que rompieron la ventana?
-Sí… -responde el marido con timidez- y lo sentimos mucho. Queremos pagar el daño.
-De ninguna manera soy yo el que debe de agradecerles. Soy un genio que estuvo preso en esa botella durante miles de años. Ustedes me liberaron. Por eso puedo concederles tres deseos: Le doy uno a cada uno y me guardo el tercero para mí.
¡Que bien dice el marido!, Yo quiero un millón de dólares cada año, durante el resto de mí vida.
No hay problema. Es lo menos que puedo hacer por mí libertador.
Yo quiero una casa en cada país del mundo -agrega ella.
Tú deseo está realizado.
¿Y cual es tú deseo, Genio? -Pregunta intrigado el marido.
Se toma unos segundos y dice el genio:
-Desde que quedé preso en esa botella, hace miles de años, no tuve oportunidad de tener sexo. Mí deseo es acostarme con tu mujer porque siempre soñé hacerlo con la primera mujer que viera.
Bueno querida, nos ganamos un montón de dinero y todas esas casas. No se que piensas tú, pero es una sola vez. Creo que no está pidiendo mucho.
La mujer asiente entusiasmada… -El tipo no está tan mal pensó-
El genio la lleva a un cuarto y pasa alrededor de tres horas con ella dándole con todo.
Al finalizar, mientras se visten, el genio la mira y le pregunta:
Dime tengo curiosidad: ¿Cuántos años tiene tú marido?
Treinta y cinco -Responde ella.
¿Tan viejo y todavía cree en genios???????

Chiste enviado por: Mario Colina

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (2 votos, puntos: 4,00 sobre 5)
Cargando…






Cierto dia un hombre encontró una botella, al destaparla se dio cuenta que tenia un genio.

…Cierto día un hombre encontró una botella, al destaparla se dio cuenta que tenía un genio.
Este le dijo: Te concederé tres deseos.
Muy bien dijo el hombre, mi primer deseo es tener mucha lana (dinero)
Concedido dijo el genio y lo convirtió en oveja.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…






Erase una vez un hombre jugando al golf que al acomodar la primera pelota oye que esta le habla:

…Erase una vez un hombre jugando al golf que al acomodar la primera pelota oye que ésta le habla:
¡No me pegues! ¡No me pegues!
El hombre mira con asombro a la pelota y piensa que alguien le está jugando una broma y no le da mayor importancia. Cuando se acomoda para volver a pegarle siente que la pelota vuelve a hablarle:
¡No me pegues! ¡No me pegues!
El hombre asombrado levanta la pelota y ésta le dice que es un genio encantado y que si lo libera, frotando la pelota le concederá tres deseos.
De la pelota sale un elegante genio y le dice:
Te concederé tres deseos con la única condición de que cada deseo que tú me pidas te lo daré, pero le concederé lo mismo a tu esposa multiplicado por 5.
El hombre entusiasmado le dice que no tiene problemas y que su primer deseo era 1.000.000 de dólares.
Entonces, el genio le concede su millón y a su esposa 5 millones.
El segundo deseo es el último Mercedes coleccionable de un color que nadie tuviera. Entonces, el genio le da su auto y 5 para su esposa.
Bueno le dice el genio:
Te falta tu último deseo, piensa bien lo que pedirás.
Está bien le contesta el hombre muy emocionado dice:
Quiero un ataque al corazón así de chiquitito.

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…






Viene un vagabundo caminando, cabizbajo y triste cuando de pronto, en el suelo, ve una lata de sardinas. Sin interrumpir…

…Viene un vagabundo caminando, cabizbajo y triste cuando de pronto, en el suelo, ve una lata de sardinas. Sin interrumpir su paso, le da un puntapié a la lata y sin esperarlo; sale un genio de adentro del envase y le dice:
¡Oh!, vagabundo, por haberme salvado te concederé un deseo, pide.
El vagabundo, repleto de alegría le dice:
¡Genio!, yo quiero una casa bien grande, bien grande, con columnas de mármol y fuentes de…
En eso el genio lo interrumpe:
¡Tonto!, acaso ¿No me ves a mí viviendo en esta lata de sardinas?

Share Button


1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (Aún nadie a votado)
Cargando…






Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies