Chistes de gangosos

El chiste del cura gangoso

Pues resulta que estaba un sacerdote gangoso, con ciertos problemas en el habla…  sentado en la mesa a punto de almorzar, cuando de repente entra un hombre asustado gritando: – Padreeee… Padreeeee…. Padree he pecado! El padre asustado también le responde: – No, nnno, he pollo!

Por admin, hace

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies