Una madre lleva al médico a su hijo.
Cuando entran consulta, el médico ve que al niño le faltaba un brazo, rengueaba,
era tuerto, encorvado, le faltaba una oreja y la mitad de la nariz,
Entonces le dice a la madre:
– Desnúdese y acuéstese en la camilla.
Mientras tanto el médico comienza a sacarse el delantal. La madre, sorprendida, dice:
– Usted se equivoca. El enfermo es mi hijo
Y el médico le dice:
– Eso lo sé. Pero vale más hacer uno nuevo que reparar éste.

Share Button
Categorías: Chistes Crueles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies