Estaba una madre y su hijo pidiendo limosna.
Al pasar un señor, el hijo pidió una limosna.

– Señor, ayudeme. No puedo seguir viviendo así, con hambre, en el frío y en la lluvia.
El hombre apenas los miró.
La madre, habiendo escuchado a su hijo, se puso a llorar.
Entonces, su hijo la consoló:
– No llores mamá. Algún día seré rico, y entonces solo tendrás que pedir para ti.

Share Button
Categorías: Chistes Crueles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies