…¿Bueno? ¿Adalberto? ¡Ay, querido! Fíjate que no podré pasar por ti a tu oficina, porque al coche le entró agua en el distribuidor.
No seas ridícula mujer, ¿Cómo le va a entrar agua en el distribuidor, si hoy ni siquiera llovió?
Pues te aseguro que le entró agua al distribuidor, Adalberto.
Mejor no discutamos, yo iré por el coche, ¿Dónde está?
¡En la alberca, Adalberto, en la alberca!

Share Button
Categorías: Chistes de Matrimonios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies