Alguien debajo de la cama

Chistes de Bares

Desde que era pequeño siempre tenía miedo de irme a acostar porque creía que había alguien debajo de mi cama.

Cansado de esto, un día fui a ver a un psiquiatra y le expliqué:

– Tengo problemas. Cada vez que voy a acostarme creo que hay alguien debajo de mi cama. Tengo miedo. ¿Me estaré volviendo loco?

– Déjame eso a mí y en doce meses te curo -me dijo el psiquiatra- Ven a verme tres veces a la semana y te curaré todos esos miedos.

– ¿Y cuanto me cobra doctor?” -pregunté.

– Barato. Ochenta euros la visita -contestó el doctor.

– Bueno, un poco caro pero si me cura, vale la pena -dije.

Seis meses después, me encontré con el doctor en el cine.

– ¡Ey! Usted dejó de venir a mi consulta después de la tercera vez. ¿Porqué no regresó? -me preguntó.

– Bueno, doctor, ochenta euros por consulta tres veces a la semana por doce meses es bastante dinero. Encontré un camarero en el bar que me curó en una sola sesión por diez euros. Estaba tan contento con el dinero que ahorré, que he comprado un coche nuevo.

– No me diga -dijo el psiquiatra algo molesto- Y se puede saber como un camarero que solo sabe de servir copas, lo curo por diez euros.

– Me dijo que cortara las patas de la cama. Ahora ya no puede haber nadie ahí abajo.

¡Olvidaros de los psiquiatras. Tomaros un café y hablar con el camarero!

Share Button
Chistes de Animales
El chiste del mono glotón

Pues resulta que es un Tipo entra a un bar con su mono de mascota. Mientras toma su trago, el mono se la pasa saltando de mesa en mesa, por todo el bar. Coge unas aceitunas de la barra y se las come, luego toma unos cacahuetes y se los …

Chistes de Bares
El chiste del hombre dormido

En un restaurante un hombre espera que quede alguna mesa libre. Ve una en la que un hombre cabecea dormitando. – Disculpe camarero, ¿por qué no despierta a ese hombre y le dice que hay gente esperando para comer? – Ya se lo he dicho tres veces y vuelve a …

Chistes de Bares
Las tres cervezas

Entra un hombre en un bar y el camarero educadamente le pregunta: – ¿Qué le sirvo? A lo que el hombre le contesta: – Me sirve… tres cervezas. – ¿tres cervezas? -le pregunta el camarero sorprendido-. – Si, una para mí, otra para ti, y otra para tu puta madre.-le …

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies